13 esculturas son parte de la exposición que actualmente se puede visitar en la Corporación Cultural de San Pedro de la Paz. En el lanzamiento la artista recordó su vínculo con la creadora de “Gracias a la vida”

Durante los próximos días, los admiradores del arte podrán disfrutar de la exposición “Cantos de Violeta. Terracota. Los frutos de una Parra” de la destacada escultora regional Consuelo Saavedra. La muestra de 13 obras se presenta en la Casa de la Cultura ubicada en Los Fresnos 1640, frente al Parque Laguna Grande.

La inauguración realizada el viernes, justo cuando culminaban las marchas por el Día Internacional de la Mujer, contó con la presencia de distintas autoridades, como el caso del alcalde de San Pedro de la Paz, Audito retamal; el rector de la Universidad del Bío Bío, Mauricio Cataldo; y el director de Extensión de dicha casa de estudios, Héctor Campos. A la ceremonia además asistieron gestores culturales y artistas de la talla de Tulio de Cortillas o Iván Contreras, por nombrar algunos.

Las piezas en terracota están inspiradas en los cantos de Violeta Parra, y también refleja la empatía que surgió entre ambas creadoras durante el tiempo en que se conocieron; tal como relata Consuelo Saavedra en la siguiente anécdota.

“En 1957 terminando la Escuela Secundaria, debía escoger que haría con mi vida de ahí en adelante. En ese tiempo estudiaba escultura en la antigua Escuela de Bellas Artes y Violeta, que había sido invitada a la Escuela de Verano de ese año en la U de Concepción ocupaba parte del edificio para vivir. Fue entonces cuando le conté de mis proyectos, y ella me impulsó a seguir trabajando en el arte. Su trato era siempre muy ameno y cordial”, contó Saavedra.

“Pasaron años y la vida nos trajo experiencias de todo tipo viviendo en Bolivia. Nuevamente estoy con Violeta en el primer viaje que realizó a la Paz. Le cuento que tengo la idea de hacer un taller de cerámica donde se pudiera recuperar las formas de las obras hechas por los antiguos habitantes del lugar. A ella le encantó la idea”, agregó la esultora.

Según el alcalde de San Pedro de la Paz, Audito Retamal, “es un orgullo, poder presentar la interesante muestra de Consuelo Saavedra, quien entrega su particular homenaje al legado de Violeta Parra; a su canto popular, a los elementos indígenas que lo conformaron, a su pulsión erótica y a esas claves de chilenidad, resultado de las experiencias estéticas y vitales de la cantautora cumbre del folclore de nuestro país”.

El edil además valoró el rol que cumple la Corporación Cultural al generar visibilidad a artistas visuales de trayectoria además de formar a nuevos talentos. “El arte y el rescate de nuestras raíces son aspectos siempre presentes en la gestión municipal. Esta exposición es una prueba de ello. En la comuna estamos desarrollando el Parque Violeta Parra y ya iniciaremos gestiones para que alguna de estas piezas pueda ser ampliada y se instale en aquel sector”, anunció.

Por su parte, María Angélica Ojeda, gerente de la Corporación Cultural de San Pedro de la Paz, sostuvo que “esta exposición es el resultado de la visión, atención y delicadeza de una gran artista que con sus manos pudo crear de manera sublime obras tan sensibles y cálidas que nos invitan a sentirnos parte del resultado. Son obras que provocan conexión, obras “abrazables” que nos sumergen en un mundo de contemplación, sueños y maternidad”.

 

Sobre la artista

Consuelo Saavedra realizó estudios en la Escuela de Bellas Artes de Concepción y en la Escuela de Bellas Artes de la Universidad de Chile. Llegó a Bolivia por primera vez en 1960, donde forma su familia y adquiere la nacionalidad boliviana. Su primera exposición lo realizó en 1968 con una muestra de 10 terracotas en el Salón Municipal de la ciudad de La Paz; de allí para adelante haría una quincena de muestras del mismo carácter en galerías de Chile y Bolivia, lo mismo sucedió con su participación en sesiones colectivas visitando otras naciones.

En 1974 se traslada a Cuba, donde realiza asesorías y diseños para los talleres de cerámica del país. Regresa a Chile en 1980 y expone individualmente en distintas ciudades del país; además de ser parte de muestras colectivas Bolivia, Perú, Francia, Holanda y Cuba. Actualmente reside en Concepción donde es parte de la Agrupación de Pintores y Escultores de Concepción, APEC; de la Sociedad de Escultores de Chile, Asech; y de la Asociación Boliviana de Artistas Plásticos.

PREMIOS: Primer Premio en escultura del Salón de Concepción (Chile, 1959); Premio del Salón Primavera convocado por la Embajada de Grecia en Santiago (Chile, 1959); Gran Premio en escultura del Salón Murillo con la obra ‘Maternidad’ (LP; 1964); Primer Premio en escultura del Salón Murillo con la obra ‘Paulina’ (LP, 1968); Gran Premio en escultura del Salón Municipal de Cochabamba (1968); Primer Premio en escultura del Salón Municipal de Cochabamba (1970).