Más de mil personas disfrutaron del virtuosismo de Cristián Mendoza, Michael Valeanu y Los Temibles Sandovales. El evento finaliza el sábado desde las 19 horas con Piuyekén y el grupo alemán Jin Jim.

Un recorrido inolvidable por propuestas musicales de México, Francia y Chile se vivió el pasado jueves en el anfiteatro municipal del Parque Laguna Grande en lo que fue la jornada inaugural del Sexto Festival Internacional de San Pedro de la Paz. Fueron más de mil personas las que llegaron para disfrutar de una agradable tarde en un entorno natural privilegiado y con un amplio despliegue sonoro y visual.

El encargado de abrir la jornada fue el saxofonista chileno-mexicano Cristián Mendoza quien en formato trío demostró porque está entre los actuales referentes de la escena jazzística del país azteca, pasando desde el bebop más desenfrenado a baladas envolventes e innovadoras.

La cita Internacional continuó con el guitarrista francés Michael Valeanu, quien de inmediato dio muestras de un virtuosismo impresionante y una gran versatilidad estilística, sabiendo compartir el protagonismo con los otros integrantes de su trío.

El cierre estuvo a cargo de Los Temibles Sandovales, grupo de jazz gitano basado en una alegre combinación entre el trío de guitarras acústicas, el violín y el contrabajo de Pablo Vidal, músico penquista que además fue parte del trío de Michael Valeanu.

Sin duda fue una confirmación del crecimiento de la banda regional y de su prestigio internacional, incluyendo giras por Brasil y Argentina. Si bien se echó de menos la presencia del cantante Jorge Fierro, la banda conquistó a la audiencia en base a cambios de ritmos y figuras sonoras novedosas y sorprendentes, lo cual es parte del alto reconocimiento que están teniendo tanto en Chile como en el extranjero.

Noche de cierre

El Festival Internacional de Jazz de San Pedro de la Paz finaliza este sábado 19 de enero a las 19 horas en el Anfiteatro Municipal del Parque Laguna Grande con dos propuestas tan distintas como interesantes.

La partida será con el grupo Piukeyén, proyecto liderado por el tecladista de trayectoria internacional Edgardo Campos Seguel, y que nace desde experimentación improvisada en música electro-acústica junto al baterista coronelino Víctor Henríquez y la cantante Johana Hitschfeld.

Hoy el grupo, que define su propuesta como “Música de geometría variable”, se especializa en hacer versiones de canciones del repertorio mundial, con fuertes influencias del jazz, rock y de la canción latinoamericana. “Re-interpretamos temas que nos han marcado, a lo que se suman composiciones originales en español y en mapudungun. Dejamos espacio para la improvisación, y trabajamos igualmente sobre textos poéticos”, explicó Edgardo Campos.

La base del ensamble está asegurada por la batería precisa y recia de Henríquez y por los teclados, en donde el tecladista cumple además la función de bajo. En lo particular se caracteriza por el uso de una gama de instrumentos de teclado antiguos y analógicos como el MiniMoog, el Prophet 600 y un piano Rhodes, brindando una paleta sonora cálida y rica en amónicos que sobresale por entre las tendencias puramente digitales.

El broche de oro del festival será con el cuarteto alemán Jin Jim, galardonada banda de jazz rock moderno integrada por los alemanes Johann May en la guitarra eléctrica, Ben Tai Trawinski en el contrabajo y Nico Stallmann en la batería; así como el músico peruano Daniel Manrique Smith en la flauta traversa.

Se trata de una de las propuestas musicales que han causado furor en Europa gracias a su novedosa mezcla de sonoridades como el folclore europeo, ritmos de la India, música tradicional peruana y beats de hip hop, pop y jazz, tal como se aprecia en su aplaudida producción “Weiße Schatten” (“Sombras Blancas”).